Esperando el instante

Esperando el instante

La entrada de hoy va sobre lo que es en sí misma la fotografía, la captura de un instante efímero. No te asustes no voy a ponerme a filosofar, simplemente voy a explicar como ese instante a veces hay que esperarlo y estar preparado para capturarlo. La fotografía callejera es básicamente eso, tener la cámara y el ojo preparados para disparar, pero a veces puedes (y debes) pararte a plantearte como quieres que sea la toma. En este caso la imagen de cabecera muestra un concierto de salsa en San Cristobal de La Laguna, el escenario estaba en la calle y era bastante accesible por lo que en lugar de buscar la típica imagen frontal pude situarme en uno de los laterales con la cámara literalmente sobre la tarima. La idea era buscar un contraluz con los focos y captar algún gesto de los músicos. El circulo rojo indica mi posición, casi pegado a la pared de la iglesia que hacía de fondo. Una vez ubicado y tras un primer disparo a 1/400, f2.8 e ISO3200 llega el momento de pararse a pensar un poco. El encuadre me convence, las luces no, son simplemente manchas blancas, y el desenfoque del primer plano tampoco pasa el corte. ¿soluciones a las dos pegas? Tratándose de un objetivo fijo (un 35mm) para remediar el tema de la profundidad de campo solo queda o moverse, que va a ser que no, o cerrar diafragma. Con esta opción llegamos también a la solución de las luces, cerrando diafragma las palas de éste hacen que los puntos brillantes tomen forma de “estrellas” y, simplificando, cuanto más cerrado esté...